Situada en los Montes Aquilanos, a la entrada del Valle del Silencio. Esta pequeña localidad muestra y conserva perfectamente la arquitectura popular berciana. El origen de este pueblo parece ser que está en la fundación de un monasterio por parte de San Genadio en el siglo X y donde se encuentra su iglesia, joya arquitectónica mozárabe, la más antigua de la península, construcción admirablemente conservada a pesar de su antigüedad.

Una vez en Peñalba es recomendable acercarse a visitar la Cueva de San Genadio donde el eremita encontró su lugar de recogimiento. Es un corto paseo entre espesa vegetación, castaños, nogales, alisos y con el sonoro acompañamiento del río.