A mediados del siglo I d.C los romanos tenían controlado todo el territorio berciano y comenzaron una obra gigantesca; el más importante yacimiento encontrado en la Península, destinada a la extracción del oro que los aluviones del río Sil habían depositado durante milenios. En el transcurso de dos siglos se extrajeron aproximadamente 6.540 kg anuales de oro.

Podemos visitar Las Médulas a pie y contemplar desde el mirador de Orellán este paraje increíble, grandioso y espectacular que asombra a quien lo visita. Patrimonio de la Humanidad, su esplendor se mantiene hoy a cielo abierto, mágico y libre.